Menú Principal

Una posible clasificación de los problemas.

Supongamos que el objetivo consiste en resolver el problema p1, y que el problema p2 ya ha sido resuelto.

Varios autores establecen la siguiente taxonomía para relacionar entre sí dos problemas:

A. El problema p1 no está relacionado con el p2, o bien p1 y p2 no tienen elementos en común. La estrategia de resolución de p2 no nos servirá.

B. El problema p1 es equivalente al p2, entonces p1 y p2 son isomorfos y la manera en que resolvimos p2 nos servirá para resolver p1.

C. El problema p1 es similar al p2, entonces p1 tiene elementos en común con p2, por lo tanto son análogos. En este caso puede darse que:

  1. p1 y p2 tengan la misma dificultad.
  2. p1 sea más simple que p2.
  3. p1 sea más complejo que p2.

La estrategia de resolución para p2 podrá orientarnos en mayor o menor medida, según se dé el caso 1), 2) o 3).

D. El p1 es un caso especial del p2, entonces decimos que p1 está incluido en p2. El p1 constituye un caso particular del p2 y, por ende, ya está resuelto.

E. El p1 es una generalización del p2, entonces decimos que p1 incluye al p2. El p1 podrá, posiblemente, ser resuelto usando el p2 como parte del conjunto de estrategias a utilizar.

Menú Principal